Amoniaco Verde para MÉXICO

El proyecto servirá para impulsar la producción de amoniaco a México y la exportación. 

Acerca de este proyecto
La cuarta transformación que se está llevando a cabo en nuestro país es un proceso de alto impacto social que requiere impulsar cambios tecnológicos estratégicos en beneficio de las distintas clases sociales particularmente las más vulnerables enmarcado en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024. El presente proyecto se asocia a esta visión.

Producción a gran escala

200 toneladas de amoníaco verde libre de CO2 24 horas del día los 7 días de la semana en los 365 días del año

Retorno de inversión

El retorno de la inversión en las plantas SACS es de 2.5 a 3 años.

Menor emisión de gases

Se evitaría que se desprendan a la atmosfera 15 ton. de CO2 por ton. de amoníaco producida de forma tradicional

¿qué es el amoniaco?

El amoníaco (NH3) es el segundo químico más usado en el mundo. A nivel mundial se producen más de 200 millones de toneladas en 750 plantas. México requiere poco más de 2 millones de toneladas anuales y destina el 90 % para producir fertilizantes para la producción de alimentos. Actualmente México importa el total de fertilizantes. 

En la actualidad la técnica que se utiliza para producir el amoniaco es mediante el método de Haber Bosch, que utiliza agua, aíre y gas natural. Para producir una tonelada de amoníaco se requiere invertir 17 toneladas de gas natural.  

Un proyecto con gran sentido social y ambiental

Beneficios de llevar a cabo el proyecto Ammonia.

  • La electricidad es obtenida mediante métodos sustentables.
  • Se impulsa la producción de amoniaco a México y la exportación.
  • Se reducen las emisiones de CO2.
  • Se utiliza una tecnología que evita el uso de gas natural para la producción de amoniaco.
  • Se vinculan en el proyecto las cuatro hélices: gobierno-empresa-universidad-ONG
PLANTAS GENERADORAS DE AMONIACO VERDE (sACS)

 Se cuenta con una patente para producir amoníaco sin necesidad de utilizar gas natural (de ahí el término de “amoníaco verde) que se basa en integrar agua, aíre y electricidad. La electricidad es obtenida mediante un método sustentable como lo son: la energía solar, eólica o por el principio de Arquímedes entre otros. Esta patente se basa en la construcción de reactores ecológicos. Este concepto se denomina planta generadora de amoníaco verde (SACS).  

Una planta SACS con capacidad de 20 mega watts produce diariamente 200 toneladas de amoníaco verde libre de CO2 y trabaja las 24 horas del día los 7 días de la semana en los 365 días del año. El retorno de la inversión en las plantas SACS es de 2.5 a 3 años.